viernes, 27 de junio de 2008

The Happening (El Incidente)



"C'est une triste chose de songer que la nature parle et que le genre humain n'écoute pas"





Resulta que incidentalmente me topo con esta frase de Victor Hugo, enunciada aproximadamente hace cien o doscientos años, y pienso: qué apropiado.

Es triste pensar que la naturaleza habla mientras el ser humano no escucha. La naturaleza, ahora mismo, se encuentra en estado de diálogo pacífico. En algún momento, la naturaleza, después de infructuosos avisos, empezará a tener que gritar para ser escuchada, en forma de ataques terroristas y exigiendo que se le sean reconocidos sus derechos como habitante del mismo mundo que estamos destrozando sin respeto alguno. No se pudo en ningún otro tiempo, en ninguna otra cultura, imaginar avaricia tal que buscara acabar con la propia fuente de beneficios. El paso de considerar dioses a los que aportaban alimento y abrigo al ser humano, a considerarse él mismo como dios, desencadena, por simple codicia, la propia destrucción de la que es la base de nuestra propia existencia. No es sólo el pez que se muerde la cola, el pájaro que muerde la mano que le da de comer... es el feto que asesina a su madre. El suicidio así, más que una metáfora, es un suicidio indirecto, que provoca otro directo. Podría haberse hecho que se muriera uno en medio de convulsiones, soltando espuma por la boca y sufriendo, pero entonces no quedaría tan clara la realidad: nos suicidamos y no hacemos nada para evitarlo, simplemente nos quedamos parados viendo como se nos sale la sangre de las venas: "ya si eso que vuelva ella sola".

Quizás, el problema de The Happening (El Incidente) sea que no está contada de manera lo suficientemente eficaz como para que uno se dé cuenta de todo eso. Puede que sea que a Shyamalan se le escaparon ciertas estupideces por el medio. Nadie es perfecto. Así, el resultado no es tan magnífico como uno podría haber esperado, ni como se podría haber conseguido con un poco más de mimo y cuidado. Shyamalan debería aprender de Amenábar (aunque cueste tanto la espera), y rodar películas a un ritmo más pausado, con más cariño y dedicación, no todos se pueden permitir el ritmo de Woody Allen. Si se hubiera trabajado más, esta película sería una obra maestra, y sería mucho menos criticada además de serlo de una forma mucho menos extremista. Shyamalan, ¿por qué te odian tanto? Shyamalan, ¿por qué no te molestas más?






Enlaces de interés:
·
Pósters de The Happening en movieposterDB.com
· Frases célebres de Víctor Hugo en citasyrefranes.com

1 comentario:

Mr. Lombreeze dijo...

Shyamalan es un genio del cine. Se le fue la pinza con "La joven del agua", un relato delirante. Las anteriores me gustan todas muchísimo. "El Incidente" tiene un problema serio: aburre. Y eso en el Arte es malo.