lunes, 3 de noviembre de 2008

Hola, me llamo Javier Madrid Chacón

Lo han conseguido. En serio, son tan tan buena gente que me han calado hondo. A partir de ahora me llamaré Javier Madrid Chacón, y no sólo eso, sino que llamaré a todos mis hijos con el segundo nombre de Madrid. Y si tengo perro, será Rocky Madrid. Y a mis amigos les convenceré a todos para que llamen a sus hijos lo-que-sea Madrid. Todo sea por una empresa que ha hecho un anuncio tan bonito y tan emotivo.


Y es que en Caja Madrid a los creativos de publicidad se les han acabado las ideas. O eso, o les ha parecido enternecedora esa situación que yo encuentro tan grotesca. Tras una generosa cantidad de anuncios sobre la obra social que realizan (para muestra estos dos geniales anuncios que ya tienen bastante tiempo: "alzheimer", "barreras"), ahora nos llegan con esto. Sólo lo he visto una vez y ha sido suficiente para que me dieran ganas de vomitar de lo asquerosamente corporativista que es. Que sí, que en Caja Madrid son todos muy buena gente, tanto que consiguen que en todo Quetzaltenango, lugar al que prestan su ayuda, pierda parte de su identidad y empiecen a llamar a todos sus hijos con el segundo nombre "Madrid". "Antonio Madrid, ven a casa", "Rosa Madrid, recoge tu cuarto", "Tranquilo José Madrid, que no va a pasar nada". Esto son situaciones inventadas, pero el anuncio usa otras no muy diferentes para convencernos de que su bondad es tan grande que hay muchos niños en esa situación.

Y mira, no sé si será verdad o no. En principio lo dudo, pero cosas más raras se han visto. Y conste que si es cierto que dan tanta ayuda a tantas causas me alegro muchísimo y les apoyo, porque ojalá hubiera más empresas que hicieran un mínimo por alguien. Ahora, yo realmente no presumiría de algo como lo que muestra el anuncio, porque la gente cuando vea el anuncio no va a ver a una empresa majísima que el pueblo se lo agradece tanto como para poner su nombre a las futuras generaciones. Lo que la gente va a ver es una empresa que cuña con su sello a todos los niños nacidos y por nacer. Y no me gusta nada. No me motiva. Me da cosita.