jueves, 16 de octubre de 2008

Amores en serie


Las series no son como el cine. A veces el cine se parece más a un polvo rápido, que si te convence repites, y puede eso sí, ser un polvo histórico. Pero una serie es una relación estable, implica confianza y lealtad. Una película te convence en una noche, pero una serie requiere varias citas, y al principio la empiezas a ver sabiendo que pronto tomarás una decisión: ¿es esta la serie con la que quiero pasar el resto de mis prime times?

Recuerdo como tras 3 citas me sentí miembro de la familia Soprano, con 3 citas un monologuista llamado Seinfeld me convenció para sacarle el lado divertido a la vida, 3 citas con Friends y ya me sentía de su pandilla, y Roma también me conquistó en 3 días. Normalmente es la cantidad en la que uno empieza a tomar esa decisión de seguir adelante o abandonar.

Siempre hay alguna joven alocada que te convence con una mirada. Aún recuerdo cuando caminábamos una rubia embarazada y yo por una isla extraña, Perdidos, sin saber del todo cómo habíamos llegado allí, y me contó que no sabía qué hacer con su hijo y acudió a un vidente que le dijo que tomara el avión. Los ojos azules de House me convencieron, pese a su sequedad, de que si algún día me pasaba algo querría estar a su lado. Grissom me hizo ver que era mejor no dejarse llevar por la pasión y cometer un crimen con el equipo de CSI Las Vegas cerca. Más tarde en California otro policía, Dexter, me enseñó que es suficiente con ser sesudo y saber cómo no dejar huellas. Es curioso que tras tan buenas impesiones tres de esas relaciones ya hayan sido algo olvidadas, aunque siempre sea agradable volver a quedar con ellas de vez en cuando.

Pero a veces, simplemente, no cuaja. Al principio parecía estupenda, tenía ese halo de encanto de lo que está por conocer, pero se esfumó. Tras cuatro citas... dudo si debo seguir con esta relación. Sólo recuerdo una vez que realmente me hizo olvidarme de las otras series, y el resto del tiempo estuve comparándola con otras, anteriores idilios. Ayer prácticamente, lo único que me resultaba interesante eran sus pechos...

Formula Pluton BRB Nero

Plutón BRB Nero... me ha ido decepcionando con el tiempo. Ya quedé una cuarta vez con ella con algo de duda, y no sé si asistiré a una quinta. Quizás algún día me la encuentre zapeando por la parrilla y nos miremos pensando en lo que pudo ser y no fue. Pero no creo que funcione. En la primera cita me dio esperanzas, en la segunda me resultó bastante estimulante, en la tercera me hizo sonreir muy poco... pero en la cuarta, directamente, no vi claras sus intenciones. Quizás me estaba pidiendo a gritos que subiera con ella a su piso y no la entendí... En realidad lo sentí más como si me estuviera dejando de lado, como si ya no le importara.

Es posible que no llegue a saber quién de los dos es más responable de la ruptura... o quizás con tiempo reciba una respuesta.

Póster Plutón Verbenero

8 comentarios:

redrum dijo...

Jajajajaja! Gran post, caballero!

De dicha serie no tengo más que los flashes que deja zappear.

Pero de las otras que nombras, grandes idilios he compartido con casi todas, aunque sólo llevaría al altar o a la Luna a Lost.

¡1 saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

Ya apunté en tu primer post sobre esta serie que lo más importante eran los pechos de la protagonista femenina. Se ha ido desinflando y ha resultado decepcionante.

Aprovecho para comentar que el primer capítulo de la española "Guante blanco" me pareció más que interesante. Es una especie de "Heat" a la española y sin tiros. Os la recomiendo. A ver si se mantiene.

La navaja en el ojo dijo...

Vaya, pues si tú eras de los pocos que la recomendaban, ya no hay nada que me anime a verla.

Javier Chacón dijo...

Lost es precisamente esa única a la que sigo siendo fiel, pero mis preferidas son sin duda Roma y Los Soprano.

Le echaré un vistazo a esa "Guante Blanco". Algo oí hablar en una entrevista, si era de TVE probaré en TVE a la carta (qué gran invento).

Al principio la recomendaba por darle la oportunidad, porque apuntaba bien... pero como bien dice Lombreeze, se desinfló. En serio, en el 4º capítulo ni siquiera recuerdo un gag, ya no que me hiciera gracia, simplemente que lo hubiera. Y para qué negarlo, drama y tensión tampoco la provocaban.

>*arcangel*< dijo...

ola soi la k escribio en el otro blog pidiendo consejo sobre algun libro para educar a niños con condicionamiento pavloviano, me as comentado lo del condicinamiento de skinner, pero no me aconsejas ningun libro, podrias comentarme alguno porfavor??
gracias

>*arcangel*< dijo...

GRACIAS

Anónimo dijo...

No teneis ni idea de lo que es el humor gamberro e irreverente hecho de una forma inteligente.Me imagino por vuestros comentarios que tampoco os gustará Enano Rojo.

joer que perdida.

A lo mejor si os ponen a un enano verde dislexico luchando con un sable laser un rato os hace mas gracia.

para una cosa que se hace en España y tiene que haber gente como vosotros.
asi va el pais.

Javier Chacón dijo...

Me resulta curioso que alguien critique con ese argumento el que no me guste esta serie, cuando precisamente comparándolo con lo que lo dices es lo que ha conseguido que no me guste.

Ni siquiera digo que sea mala, simplemente que me ha dejado de interesar. Si quieres ver una buena serie española recién nacida prueba "Doctor Mateo", y si no te gusta tampoco pasa nada, no pienso ser yo el que sugiera que te ríes con teta-culo-pedo-pis como es el caso de tu comentario.