miércoles, 22 de octubre de 2008

El valor de los símbolos, ¿mensajes contradictorios?

Os imagináis a alguien con una cruz gamada de colgante y que os diga: "No, si yo a mí el régimen nazi lo odio, pero es que la cruz es muy bonita".

O quizás os imaginéis mejor a un comunista con las gaviotas en un parche de su cazadora: "Qué culpa tengo yo, es mi animal preferido y como yo me llamo Pepe... vale, les dio por usarlo de logo a los politicuchos esos sí, pero el diseño es guapo..."

A un ateo convencido y expresivo sobre el tema, con un tatuaje de la Virgen o de Jesucristo crucificado: "El catolicismo es una mierda, pero mira que trazos más guapos tiene el tatuaje y qué texturas...".


No, ¿verdad? Pues entonces, ¿por qué no paro de ver chicas con el logotipo de Playboy en colgantes, carpetas, anillos, relojes, dibujados en la ropa, pulseras, pendientes o incluso tatuado? (aquí un montón de ejemplos de Ebay, donde salen más objetos para mujeres al poner Playboy que productos destinados al hombre y el erotismo, lo cual ya dice mucho de la demanda).

Es posible que haya un gran porcentaje que no entre en lo que voy a decir, que estén a favor o sientan indiferencia hacia las publicaciones eróticas (consuman o no, participen o no), en cuyo caso no hay problema alguno. A mí lo que me extraña es que también conozco bastantes casos de chicas que están en contra de ese tipo de publicaciones, pero como les gusta el conejito y sus productos tienen esos colores tan pastel, pues lo llevan igual. Les preguntas por el tema de las chicas que salen desnudas en las revistas y les parece que es utilizar a la mujer y denigrarla, que "los hombres sois unos guarros" o incluso que esas son unas putas (pero recordemos que en Playboy sólo aparecen desnudos, nada de sexo en ninguna forma). Y ellas en cambio nada, pagando por llevar publicidad y haciendo apología de algo que aborrecen. ¿No es tan contradictorio como el caso de la cruz gamada, el logo del PP o el tatuaje de la Virgen?



(Todas las imágenes son ampliables)

No me importaría vivir en un mundo ideal en el que se pudieran llevar cualquier símbolo por el simple atractivo del mismo (ojalá una simple cruz con aspas no trajera tantas imágenes y situaciones desagradables a la mente), pero no es el caso. Es cierto que hay cosas que pueden ser símbolos relativos y es discriminante usarlo como representativo de la ideología de otra persona (como llevar la cabeza rapada y ser un skinhead). Yo no me refiero a esos, sino a logotipos que pertenecen a marcas registradas o que son símbolos inmediatamente reconocibles a causa de ideologías históricas, y en ambos casos la relación que se tiene con el símbolo no es de indiferencia siquiera, sino de rechazo. Pero aún así, llevas su logo bien visible.

Yo es algo que no he visto nunca o al menos no tan frecuentemente con otros símbolos salvo con este. Y sinceramente, me parece que estar en contra del trato como objeto sexual de la mujer por los medios de comunicación, y en cambio llevar el máximo exponente y la primera gran empresa que se dedicó a utilizarlo en sus publicaciones, es una triste contradicción para el que la lleva.

No obstante, dice muchísimo del equipo creativo tras el logotipo y todo el marketing posterior, consiguiendo dinero del sector que menos interesado debería estar en el producto, al dotarlo de un glamour y situándolo en sus más característicos objetos de consumo. Y no se puede negar que el dibujo del conejo es instantáneamente reconocible.

Supongo que la única explicación que se me ocurre es que sea más un símbolo de "mujer exageradamente atractiva", por lo que quizás todas las que lo llevan quisieran ser tan guapas como las conejitas o las playmates, y lo tienen más como una especie de etiqueta "pura sangre" de la estética femenina que cualquier otro motivo. Pero incluso en esos casos, cuando rechazas toda la industria tras el símbolo, sigue siendo una tremenda contradicción.

Playboy Miss Colgante

5 comentarios:

redrum dijo...

Es que a las mujeres sólo se las entiende como al canto de los pájaros: por intuición, por azar, o no se las entiende directamente.

Mr. Lombreeze dijo...

No creo que haya tantas mujeres en contra de los elegantes (pero demasiado recauchutados y asépticos para mi gusto) desnudos de las conejitas de playboy.
Pienso que el conejito es más sinónimo de sexy que de porno,
y a todo el mundo le gusta sentirse sexy, no?.

Javier Chacón dijo...

Es posible, si se interpreta como "sexy" sí. Pero sí conozco mujeres que están en contra de la imagen de la mujer que da Playboy, precisamente, por considerarla como objeto y suponer que la belleza son esos cuerpos recauchutados. Aún así, seguramente lo consideren más sinónimo de sensualidad que de "revista que se compra para jugar un 5 contra 1".

Pero es curioso hablar con una chica sobre la imagen que se da de la mujer en los medios, y al poco verle el logotipo de Playboy en algún sitio. En una serie sería un chiste de contraste muy apropiado para una feminista exacerbada.

diosateo dijo...

Hombre, pues la verdad es que hay que reconocer que la Iglesia y que los nazis tenían una simbología muy chula, ¿eh? Si no llego a tener una piel tan sensible, es posible que me tatuase... algo. Bueno, mejor no, que después cualquiera se lo explica a la gente XD

Anónimo dijo...

Porr fiiiiinn alguien que lo ve igual que yoo bieeeen XDDDD

Francamente hay tantas cosas que cambiar empezando por las propias mujeres que, excepto unas cuantas, no se dan cuenta de lo machistas que son ellas mismas